Ver bien, naturalmente

Por la Prof. Dra. Nuria Lorite Ayán
Especialista en Medicina Natural, PhD, DEA en Farmacia, Lic. en Medicina Tradicional China - profesora reconocida por la Universidad de Pekín, especialista en Bioquímica, Fitoterapia China y Occidental, Medicina Natural, Nutrición Ortomolecular, Presidenta de la Asociación Española de Medicina Biológica, Directora de Biloba – NLA®


Una correcta visión depende de una salud óptima de los ojos.

En las últimas décadas la exposición a la luz solar y sus riesgos ocupan un lugar destacado en la información que llega a toda la sociedad. Cada vez somos más conscientes de la importancia de proteger la piel de las radiaciones solares. Sin embargo, no sólo la piel se ve afectada por la radiación solar. La luz que reciben nuestros ojos, es al mismo tiempo necesaria para una correcta visión del mundo, y perjudicial, pues debido a su naturaleza y distintas frecuencias vibratorias, puede alterar las delicadas estructuras orgánicas.

Determinados tejidos tanto en los vegetales como en los animales disponen de mecanismos bioquímicos concretos (normalmente pigmentos) para absorber las radiaciones excesivas o perjudiciales evitando el deterioro de otras células o tejidos. La acción de ciertos pigmentos es especialmente importante en el caso de la protección de los tejidos oculares manteniéndolos con la estructura y funcionalidad necesaria para permitir la visión.

El mecanismo de la visión es muy complejo. Así, en los ojos humanos la agudeza visual depende de una pequeña zona en el centro de la retina denominada mácula. La mácula ocupa una región ínfima, menor de 1mm2, que está diseñada para ver de forma detallada y muy precisa. La zona central de la mácula, de tan sólo  0,4 mm de diámetro, se denomina fóvea. En esa región macular los vasos sanguíneos y las células que forman el tejido retiniano están muy separadas para permitir que la luz pueda atravesarla llegando directamente a los conos, de esta forma la percepción visual es extraordinaria. Pero esta zona es también extraordinariamente sensible a la degeneración y a la oxidación.

La luz que nos llega

Los daños causados a los tejidos son producidos más por los rayos UVB que por los rayos UVA. No obstante, también la exposición a los rayos UVC y a las radiaciones visibles puede ser peligrosa en determinados casos. Hay que tener en cuenta que según la estación del año y la hora del día, puede llegar a la Tierra 10 veces más cantidad de luz UVA, por ejemplo, al mediodía. Los rayos UVC son absorbidos por la capa de ozono, sin embargo pueden producirse en las lámparas germicidas y de arco de mercurio.

La reflexión es un fenómeno que puede aumentar la cantidad de luz que nos llega a los ojos, (luz directa e indirecta a la vez) o que incluso nos llegue, aunque no sea directamente. Así, la nieve puede reflejar un 70-90% de los rayos solares, esta proporción es similar para superficies blancas o brillantes. La arena blanca puede reflejar un 25% aproximadamente de la radiación. El agua también refleja en una cantidad apreciable.


FACTORES QUE INFLUYEN EN LA INTENSIDAD DE LA RADIACIÓN SOLAR


1. Latitud
2. Altura sobre el nivel del mar
3. Estación del año
4. Hora del día
5. 3. y 4. influyen sobre la inclinación de los rayos
6. Factores ambientales: nubes, niebla, contaminación
7. Reflexión de la luz sobre agua, nieve, arena blanca, superficies brillantes o blancas


Perjuicios para la visión por el daño macular

Con la edad, el envejecimiento y la reiterada exposición a la luz natural y artificial, la mácula y la retina sufren cambios degenerativos y oxidativos que pueden desencadenar degeneración macular senil (DMS) o cataratas (opacidad del cristalino), situaciones, ambas, que producen disminución de la visión, incluso ceguera.

La DMS es una atrofia o degeneración de la mácula que conlleva una considerable disminución o pérdida de la visión. En el caso de la atrofia, se produce una alteración de los pigmentos que protegen la retina y la mácula, sin embargo, no se observa, como consecuencia del deterioro, la formación de tejido cicatricial, ya que casi no se producen hemorragias ni exudación de los tejidos en la zona macular.  Esta es una diferencia con la DMS en la que hay degeneración y se crea una deformación con elevación del tejido debida a la exudación en el área o "disco" macular, área que se aprecia rodeada de hemorragia retiniana. Con el tiempo, esta exudación genera una cicatriz. En ambos casos la mácula queda alterada y con ello su función de asegurar el paso de la luz y la mayor agudeza visual, tal como se explicaba más arriba. La DMS afecta por igual a ambos sexos y a los dos ojos simultáneamente, de ahí la gravedad de estos casos.

La formación de cataratas implica la opacidad paulatina del cristalino con lo cual la visión se va imposibilitando hasta la ceguera. Las cataratas pueden formarse en jóvenes y en adultos. Puede asociarse además a otras complicaciones como glaucoma (aumento de la presión intraocular) y al dolor.

Estos desequilibrios que acabamos de presentar y que afectan gravemente a la visión, están relacionados con determinados factores como son la necesidad de un aporte sanguíneo adecuado (los ojos necesitan la hidratación y nutrición que aporta la sangre), la presencia en la zona de pigmentos y nutrientes protectores y antioxidantes en cantidad suficiente, el correcto estado de los vasos sanguíneos.

 

Por ello, se puede afirmar que el tabaquismo es un factor que predispone, al igual que otras enfermedades que pueden afectar a los delicados tejidos y vasos sanguíneos del ojo, como la arteriosclerosis o endurecimiento vascular que puede acarrear roturas y pequeñas hemorragias en la zona macular, y un riego sanguíneo insuficiente; la hipertensión, la diabetes con sus complicaciones circulatorias en los ojos, la exposición a rayos luminosos muy potentes y dañinos, también el uso de corticoides sistémicos o inhalados, etc..

Con un aporte nutricional insuficiente de sustancias antioxidantes y de pigmentos, podemos estar poniendo en peligro nuestra visión, ya que necesariamente el aporte debe ser dietético


La protección natural de la mácula y de la retina

En los últimos años, dos carotenoides, la luteína y la zeaxantina, han generado un gran interés al hallarse la relación con la protección frente a procesos degenerativos y oxidativos en la retina, donde se encuentran en gran concentración. Sin embargo su presencia es aún mayor ¡en la mácula y más en la fóvea!

Según estudios recogidos por la American Macular Degeneration Foundation, la zeaxantina es el componente principal -hasta un 75% del total- de la zona central de la mácula, mientras que en la retina periférica, es la luteína la que se encuentra en mayor cantidad, incluso por encima del 67%.

Además, se demuestra que la suplementación con 10 mg de luteína pura y libre y 400 μg de zeaxantina aumenta la presencia de dichos carotenoides en la mácula, y una mejoría de la salud visual. De hecho, existe una relación directa entre la proporción de estos pigmentos carotenoides en la mácula y la disminución del riesgo para padecer DMS al evitar la degeneración y el daño oxidativo en los tejidos.

El potencial antioxidante de la luteína y la zeaxantina ha quedado demostrado en diversos estudios. Así, investigadores de la Ohio State University de Estados Unidos trabajaron con cultivos celulares humanos de cristalino que trataron con luteína, zeaxantina y vitamina E. Células tratadas y no tratadas fueron posteriormente sometidas a radiación UVB durante 10 segundos en distintas ocasiones.

Al comparar el daño celular se obtuvieron los siguientes resultados: las células tratadas con luteína y zeaxantina mostraron un daño celular entre un 50 y un 60% menor que las células no tratadas. Aquellas tratadas con vitamina E mostraron una reducción del daño celular entre un 25 y un 32% menos que las células sin tratar. Estos resultados, por otra parte, demuestran una mayor potencia protectora de luteína y zeaxantina que la vitamina E.

No obstante, además hay que considerar la necesaria protección de los vasos y de la circulación sanguínea en la mácula y retina, por eso hablamos a continuación de unas sustancias imprescindibles como son las que aportan los extractos estandarizados de mirtilo, zarzamora y semilla de uva, que además son unos potentes antioxidantes. Parece que son sensiblemente más potentes como antioxidantes que la vitamina E y ayudan a mejorar la cantidad de vitamina C intracelular, por lo cual ejercen su efecto antioxidante directa e indirectamente.


Protección de la vascularización en el ojo

Es vital para una correcta salud visual mantener los vasos sanguíneos en buen estado y preservar esa zona finísima que es la mácula.

 

Está demostrada la conexión existente entre la degeneración de los tejidos en el ojo (retina, mácula, cristalino) y el correcto estado de los vasos sanguíneos que llegan a la zona. Por ejemplo, el endurecimiento o pérdida de flexibilidad de los vasos, tal como ocurre en la arteriosclerosis es un factor de riesgo ya que los vasos pueden romperse fácilmente, lesionarse y crear hemorragias y exudados que generan disminución o pérdida de la visión como se ha visto. En consecuencia, todas aquellas situaciones consideradas factores de riesgo para padecer arteriosclerosis: hipertensión, tabaquismo, elevadas tasas de lípidos en suero sanguíneo, diabetes, obesidad…, deben ser consideradas, a su vez, como factores que aumentan la posibilidad de alteraciones visuales. No podemos olvidar la elevadísima incidencia de estas situaciones entre la población occidental.

Por lo visto hasta el momento, el cuidado del bienestar de los ojos y la prevención, es esencial y nos conduce a la utilidad de la suplementación conjunta con 10 mg de luteína en forma libre y 400 μg  de zeaxantina, junto con extractos estandarizados de frutos de mirtilo (Vaccinium myrtillus), frutos de zarzamora (Rubus fruticosus) y de semilla de uva (Vitis vinifera). Podemos encontrar otras sustancias que ayudan al bienestar de los ojos, no solo estos nombrados anteriormente, sin embargo el artículo sería demasiado largo, nombramos por ejemplo las especies botánicas Morus alba y Chrysanthemum sp. que han demostrado desde hace muchos años su beneficio sobre los ojos.


Efectos detallados sobre la visión de los extractos de mirtilo, zarzamora y semilla de uva

Sin olvidar la acción antioxidante, los extractos de frutos de mirtilo, zarzamora y de semilla de uva presentan unas acciones especialmente beneficiosas para la visión.

El extracto estandarizado de frutos de mirtilo es muy utilizado en afecciones de la vista, ya que ejerce una función antiinflamatoria, antioxidante y antihemorrágica (protegiendo los tejidos de la retina y mácula de la atrofia y degeneración). Tiene acción vitamínica P, lo que quiere decir que tiene acción vasoprotectora, incrementa la resistencia capilar, controla la permeabilidad de los capilares, mejora la microcirculación y favorece la regeneración de los pigmentos retinianos y maculares, por lo cual regenera la capa vascular de la retina, aumentando la agudeza visual, mejora la visión nocturna, y la diurna.

De forma semejante, el extracto estandarizado de zarzamora, gracias a su contenido en antocianidinas ejerce una función protectora como se ha comentado más arriba, pero además aporta vitamina C, que es un potente antioxidante.

Por su parte, el extracto estandarizado de semillas de uva también presenta la denominada acción vitamínica P (vasoprotectora y capilarotropa), fortaleciendo la fragilidad capilar y el estado de los vasos sanguíneos. Estas acciones, junto con su poder antioxidante, le confieren efectos beneficiosos sobre la visión, la DMS, las cataratas y el cansancio visual.


Ver bien, ¡naturalmente!

Por todo lo anterior, la asociación de elegidos productos nutricionales entre ellos luteína, zeaxantina y extractos estandarizados de mirtilo, zarzamora y semilla de uva, ofrece los siguientes beneficios para la salud de los ojos:

- mejor riego sanguíneo en los ojos
- mejor nutrición e hidratación de los ojos
- mejor visión diurna y nocturna
- mejor protección frente a luz intensa
- protección de la retina y la mácula frente a degeneración y atrofia
- visión más clara y nítida : mayor agudeza visual
- beneficios para las cataratas y la DMS

¿Quién necesita proteger más su retina y la mácula?

- Diabéticos
- Mayores de 50 años
- Fumadores
- Personas con problemas circulatorios del tipo arteriosclerótico
- Aquellos que leen mucho o están mucho tiempo delante de una pantalla de ordenador, videojuegos…
- Altas miopías
- Personas cuyo trabajo o actividad requiera una alta intensidad lumínica: restauradores, soldadores, cirujanos, relojeros, actores, artistas o locutores que trabajan bajo focos muy potentes, etc.
- Esquiadores y monitores de esquí por la reflexión de la luz en la nieve
- Socorristas que están siempre cerca del agua o sobre la arena, donde la luz solar se refleja más.
- Aquellos que viven o trabajan en lugares donde la intensidad radiación solar es mayor.


Es para verte mejor…

La vista es un órgano muy importante. Quien haya tenido o tenga un problema de visión sabe lo difícil que puede ser el día a día. Hay mucho que podemos hacer nosotros para cuidar nuestros ojos. Para una óptima salud ocular es recomendable protegerse de la exposición a rayos lumínicos intensos solares o rayos X, rayos infrarrojos (IR), pantallas ordenador, pantallas de videoconsolas…: controlar el tiempo de exposición y la protección física mediante unos cristales con filtros UV e IR adecuados.

Resulta muy conveniente la protección biológica mediante suplementos de luteína, zeaxantina y extractos estandarizados de mirtilo, zarzamora y semilla de uva ya que para conseguir un aporte adecuado y eficaz de sustancias activas sería necesaria una ingesta alimenticia diaria muy elevada.

A la hora de elegir, es muy importante asegurarse de que la luteína empleada es químicamente idéntica a la que se encuentra en los alimentos de forma natural, por eso es más aconsejable la luteína en forma libre, ya que el 93% de la luteína que es capaz de absorber el cuerpo humano se presenta así, no esterificada. Así mismo es importante recordar que el aporte de estos suplementos deber ser continuado ya que la incorporación de luteína, por ejemplo, a la mácula es muy lenta. Los extractos estandarizados de plantas aseguran un aporte concreto e invariable de los nutrientes que nos interesan.

¿Qué alimentos podemos incorporar o aumentar en nuestra dieta?

En general  aumentar el consumo de frutas y verduras es una buena opción pero por su acción antioxidante y protectora, también podemos incorporar los arándanos azules o mirtilo, que podemos encontrar desecados; las bayas en conjunto como las fresas, frambuesas, moras; la uva roja, el vino tinto en cantidad moderada, los vegetales de hoja verde como espinacas o acelgas, el brécol. Todos conocemos la protección que ofrecen las zanahorias debida a los carotenoides. Los ácidos grasos omega 3 en los que son muy ricos los pescados como atún, salmón, truchas, sardinas…

La DMS y las cataratas en cifras

La DMS afecta a más de 750.000 personas en España, aunque aproximadamente el 18% de los casos están diagnosticados, según datos de la Asociación Nacional de Degeneración Macular Asociada a la Edad. Los especialistas estiman que debido al envejecimiento de la población esta cifra se podría triplicar en los próximos 25 años.

Las cataratas aumentan entre los mayores de 60 años, así afectan a cerca del 50% de las personas entre 65 y 75 años, y aproximadamente al 70% de los mayores de 75%. Igualmente, la mayor esperanza de vida y el envejecimiento de la población hace pensar que casi todos podríamos tener cataratas si viviéramos lo suficiente y no nos cuidáramos de forma adecuada.


Bibliografía:

- A.C. Guyton "Tratado de Fisiología Médica"
- Berdonces i Serra, "Gran Enciclopedia de las Plantas Medicinales"
- COF Vizcaya, "Fitoterapia"
- Fernández, M.; Nieto, A."Plantas Medicinales". CGCOF
- "El Manual Merck"
- Harrison. "Principios de Medicina Interna". Interamericana
- Landrum, J.T., Bone, R. A. et cols. "Analysis of zeaxanthin distribution within individual human retinas" Methods in Enzymology (299:457-467, 1999)
- Lorite Ayán, Nuria. "Filtros Solares" P.A.M. 12: 148-155, 1988
- Meléndez-Martínez, A. J.; Vicario, I. M.; Heredia, F. J., "Importancia nutricional de los pigmentos carotenoides". ALAN, jun 2004 54(2):149-155.
- Torrey, G. "Zeaxanthin may decrease your risk of macular degeneration". AMDF American Macular Degeneration Foundation,  world wide web


Contacto para citas:

nurialoriteayan@gmail.com / info@biloba.es
www.nurialoriteayan.com
www.biloba.es
+34 622 56 56 07

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now